por InfoConstrucción 18 de noviembre, 2013 Construcción comentarios Bookmark and Share
< Volver

El Palacio de Congresos de Valencia, diseñado por el arquitecto Norman Foster –premio Príncipe de Asturias de las Artes–, e inaugurado el 2 de julio 1998, ha obtenido el certificado de sostenibilidad Breeam para edificios ya existentes y en uso.

En palabras de José Salinas, consejero director-gerente del Palacio de Congresos de Valencia, “la superación de nuevas metas en sostenibilidad, es una muestra más del compromiso del equipo del Palacio con el medioambiente y su preocupación por minimizar al máximo el impacto que su actividad tiene en el entorno. La obtención de nuevos reconocimientos como el sello Breeam ´En Uso´, certifica el resultado de las acciones impulsadas por nuestra política medioambiental y ayuda a trasladar internacionalmente la apuesta por la innovación que realiza el edificio”.

El esquema de certificación utilizado –En Uso–, es aplicable a edificios de todas las tipologías y usos, exceptuando el residencial, que lleven un mínimo de 2 años en funcionamiento, lo que permite evaluar su comportamiento real a través de la información sobre las prestaciones ambientales, las facturas y otros registros de consumos del inmueble. Una metodología que permite reducir los gastos de funcionamiento y mejorar el rendimiento medioambiental de los edificios existentes, al proporcionar a los administradores y gestores de edificios una hoja de ruta clara y racional para mejorar su sostenibilidad. 

El asesor Breeam encargado del proceso de certificación ha sido Gonzalo Fornas Silva, de la organización autorizada Nova Ingeniería y Gestión.


Un ejemplo de sostenibilidad

El edificio ocupa una superficie de 16.000 m2 y alberga en su interior tres auditorios, varias salas de comisión, dos salas multiusos y una amplia zona de exposición junto a la zona exterior de los auditorios. Su cubierta y fachada acristalada proporcionan una imagen característica al edificio, siendo conocido también como El Palacio de la Luz.

La cubierta fotovoltaica, la cual entró en funcionamiento en 2008, ha superado la generación de un millón y medio de kWh. En total son más de 2.100 módulos instalados en paneles fotovoltaicos sobre bandejas de aluminio los cuales, desde su puesta en marcha, han evitado la emisión de más de 1.100 Tm de CO2, para cuya absorción se hubieran necesitado más de 275.000 árboles en un año. Esta instalación, que fue la primera de estas características realizada en este tipo de recintos en España y una de las primeras en Europa, supuso una inversión de alrededor de 3 millones de euros, de los que ya se han recuperado una quinta parte gracias a los ingresos generados por la venta de la energía producida.

La depuración del agua de los estanques, el uso de sensores de caudal para un uso racional del agua, la instalación de la tecnología más eficiente como la fibra óptica para la iluminación, la incorporación de detectores de movimiento o la mejora del sistema electrónico del control de las instalaciones y máquinas de producción para la climatización del edificio, son otras medidas adoptadas dentro de su Plan Global de Sostenibilidad.

Teniendo en cuenta los quince años de actividad del edificio, el ahorro de energía acumulado es de aproximadamente 7.400.000 kWh, evitando la emisión de aproximadamente 5.400 tde CO2, lo que traducido en términos económicos, los ingresos y ahorros generados en materia de sostenibilidad, se estiman en 1.600.000 euros.

 

El certificado

Creado en Inglaterra hace más de veinte años, Breeam (Building Research Establishment Environmental Assessment Methodology) es el método de evaluación y certificación de la sostenibilidad de la edificación técnicamente más avanzado y líder a nivel mundial con más de 245.000 edificios certificados en 50 países.

Adaptado a la naturaleza, normativa y particularidades del hecho constructivo de nuestro país desde el año 2010 a través de Breeam, son 114 los proyectos certificados y en proceso de certificarse en apenas tres años. Un proceso que siempre deber ser realizado a través de un Asesor reconocido, profesional independiente en la relación con sus clientes y el único acreditado para realizar procesos de evaluación de la metodología.

Firmas como MRW, Orona, Repsol, Agbar, Eroski, Kutxa o Decathlon ya confían en una metodología que promueve una estructura saludable y productiva para sus ocupantes y eficiente en los recursos que emplea, con ahorros de consumo energético entre el un 30 y un 70%, o de agua hasta un 40%. Permite disminuir los gastos de mantenimiento del edificio entre un 7 y 8%, aumenta el valor de inmuebles (7,5%) y rentas (3%), así como la tasa de ocupación de los mismos en un 3,5%

Publicidad

Noticias relacionadas

comments powered by Disqus