por InfoConstrucción 29 de marzo, 2021 Construcción comentarios Bookmark and Share
< Volver

El Aeropuerto de Palma Mallorca (PMI) reabrió a finales de 2020 su pista norte (06L-24R), después de finalizar los trabajos de regeneración del pavimento e incorporar casi de 6.000 metros lineales del nuevo canal de drenaje de gran capacidad QMAX NEO de ACO para la recolección y evacuación de aguas pluviales y residuales.

La pista norte del Aeropuerto de Palma de Mallorca es desde el pasado año más segura. No sólo por la sustitución de todo el balizamiento y de las señales luminosas existentes por tecnología LED (ganando en eficiencia) y la renovación del pavimento de la pista, con la construcción de dos calles de salida rápida para las aeronaves.

Para incrementar la seguridad en las pistas de los aeropuertos, también se renovó el sistema de drenaje de aguas pluviales de forma que se impidiera el encharcamiento de las pistas, sobre todo durante las operaciones áreas en condiciones de lluvia.

Este nuevo sistema de evacuación de aguas se solucionó con 8.000 metros lineales de canales de drenaje de máxima capacidad, correspondientes en su mayoría al nuevo modelo de ACO QMAX 300 NEO. 

Este sistema se caracteriza por un diseño del canal en forma circular con un diámetro de 300 mm. Garantiza la captación y canalización de las aguas pluviales y residuales de hasta 550 l/s sin pendiente, pero a la vez ofrece gran resistencia y capacidad de carga F900 (según normativa europea EN-1433) que permite soportar el paso de aeronaves u otros vehículos de gran tonelaje.

Además de la captación y canalización del agua, QMAX permite su acumulación dentro del volumen del canal, regulando el volumen de agua que entra en el alcantarillado y permitiendo el control efectivo de los caudales punta durante una tormenta. La rejilla elegida es el modelo Q-FLOW de fundición.

Qmax Neo de ACO

El canal de drenaje Qmax Neo es un nuevo miembro de la familia ACO Qmax que ahora incluye la gama de tamaños desde 150 mm, 225 mm, 300 mm, 350 mm hasta 550 mm, 700 mm y 900 mm en forma de huevo.

En particular, los tamaños más grandes ofrecen un enorme volumen de retención. El agua de lluvia recolectada puede almacenarse temporalmente y luego descargarse en el sistema de alcantarillado de manera controlada en caso de lluvias torrenciales. 

Las juntas integradas permiten la estanqueidad del canal de acuerdo con la Norma EN 1433. Todos los tamaños pueden combinarse en un proyecto mediante ejes de entrada y elementos de inspección hechos a medida, para satisfacer perfectamente las necesidades hidráulicas del proyecto. En el caso de áreas de terreno sin pendiente, mediante adaptadores de altura especiales, se puede obtener dicha pendiente dentro de una sección del canal. 

Incluso con distintos anchos nominales, bajo tierra la apariencia de la superficie permanece uniforme y recta. Debido a las opciones de riel estrecho en hierro fundido, compuesto o de acero, el diseño de la superficie es discreto hasta la clase de carga más alta F900. Las características de la viga del pavimento permiten el posicionamiento continuo de las armaduras y el flujo de hormigón a través de la parte superior del producto durante la instalación. Esta se facilita con la ayuda de la correspondiente plantilla, la cual mantiene el producto en su lugar durante el proceso de instalación. De esta manera, la alineación del carril del borde ya está asegurada durante el vertido de hormigón que fija la plantilla de instalación. 

Publicidad

Noticias relacionadas

comments powered by Disqus