por InfoConstrucción 21 de abril, 2021 Novedades comentarios Bookmark and Share
< Volver

El mantenimiento de las juntas anti-ruido que incorporan los registros de Saint-Gobain PAM, que mejoran la seguridad vial y evitan molestias a los vecinos, es sencillo, solo consiste en revisar y limpiar la junta en cada intervención que se realice y remplazarla en caso de deformación o desgaste.

Los ruidos y desniveles ocasionados por registros en la calzada se deben principalmente a errores de instalación y mantenimiento. Con el fin de evitar estas molestias a los vecinos y conductores, y mejorar la seguridad vial, los registros de Saint-Gobain PAM han sido diseñados y ensayados cuidadosamente para garantizar su correcta colocación durante una vida útil de 10 a 20 años siempre que se les proporcione el mantenimiento adecuado.

Las pruebas a las que son sometidos los registros PAM simulan el tráfico de 150 camiones de 40 toneladas por día en cada sentido. Aún así, son elementos que por diferentes factores pueden verse afectados, lo que hará necesaria una labora de mantenimiento y revisión periódica para reemplazar las juntas en caso de desgaste prematuro, que puede ocurrir por:

  • Una instalación con fuerte pendiente transversal o longitudinal.
  • Una instalación en zona de giro o frenada de vehículos pesados.
  • Una instalación incorrecta.
  • Una elección incorrecta de la tapa respecto al tipo de tráfico.
  • Presencia de arena u otros elementos abrasivos en la calzada.

El cambio se realiza retirando la junta estropeada e instalando una nueva del mismo modelo. De forma rápida y sencilla se coloca manualmente en la pista de junta del marco con pequeños golpes sobre el nervio central de la junta mediante un martillo de teflón, es importante nunca utilizar un martillo metálico.

Publicidad

Noticias relacionadas

comments powered by Disqus