por InfoConstruccion 26 de marzo, 2021 Sostenibilidad comentarios Bookmark and Share
< Volver

La Fundación La Casa que Ahorra hace un llamamiento para que el Gobierno "gestione correctamente" los fondos provenientes del Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia en medidas encaminadas a cumplir el objetivo marcado en el Pacto Verde Europea de tener una economía climáticamente neutra en 2050.

Concretamente, 6.320 millones de los fondos europeos están destinados a políticas de rehabilitación y regeneración del parque de edificios. Una ayuda importante para mejorar las condiciones en materia de eficiencia energética de nuestro parque edificatorio.
 
Sin embargo, la Fundación La Casa que Ahorra incide en que el reto al que nos enfrentamos no solo tiene como fin el aumento de la eficiencia energética. Las mejoras que se vayan a acometer en los próximos años tendrán un coste económico significativo y tendrán que dar respuesta a las necesidades de la población para, por lo menos, los próximos 40 años.
 
En este sentido, "España tiene la oportunidad de mejorar la protección de los edificios ante incendios o el nivel de insonorización en las viviendas, que actualmente es tan deficiente que refuerza la posición de España como segundo país en el ranking de los países más ruidosos del mundo", reclaman.
 

Salud, empleo y ahorro 

Un estudio llevado a cabo por la Fundación en 2016 estimaba que una vivienda rehabilitada reduce sus costes sanitarios y laborales para el Estado en unos 400€ al año, aproximadamente, además de más de 550 €/año en ahorros energéticos para el usuario.
 
Esto es consecuencia de permanecer en espacios saludables y en buenas condiciones -acústicas, térmicas, seguridad, etc.-, traduciendo el impacto positivo en la salud de sus ocupantes y, por lo tanto, en un ahorro en costes sanitarios (bajas laborales, medicinas u hospitalizaciones). 
 
En concreto, los edificios son responsables del 40% del consumo energético y del 36% de la contaminación con gases de efecto invernadero. España tiene por delante un objetivo a tres años vista que contempla la rehabilitación energéticamente eficiente y regeneración urbana de 480.000 viviendas que, a su vez, supondrá la creación de más de 120.000 nuevos puestos de trabajo.
 
A su vez, el aislamiento de gran parte del parque edificatorio de nuestro país también supone un reto para la protección contra incendios que, aunque no se pueda revertir de manera inmediata, sí nos alerta de la necesidad de reducir riesgos en algunas tipologías de edificio, ya sea por su uso ya sea por su altura. Algo que ya se está haciendo en otros países como el Reino Unido, pero que en España sigue siendo una asignatura pendiente.
Publicidad

Noticias relacionadas

comments powered by Disqus