por InfoConstrucción 9 de marzo, 2020 Novedades comentarios Bookmark and Share
< Volver

Rilsán es una poliamida, única en su género, que se produce a partir de una materia prima renovable de origen vegetal, la planta Ricinus Communis (ricino). “Antimicrobiano, no tóxico, inodoro, buen aislante térmico, resistente a la corrosión (ningún punto de corrosión después de 2.000 horas de exposición en cámara de niebla salina), al calor, a los productos químicos (aceites, disolventes, etc.), a la abrasión, al desgaste y a los golpes”, describen desde la empresa.

Decorativo, versátil, suave al tacto, “sin necesitar ningún tipo de mantenimiento ni de limpieza especial y disponible en una amplia gama de colores”, dicen.

“Podemos afirmar que cualquier objeto recubierto con Rilsan garantiza al 99,99% la protección ante la mayoría de microbios y bacterias (E. coli, estafilococo dorado, legionella, salmonella, MRSA) no permitiendo su adherencia ni propagación”, explican.

Homologado para contacto alimentario y de agua potable, estando especialmente recomendado para: hospitales, centros de salud, clínicas, laboratorios, guarderías, centros para la tercera edad, granjas, mataderos, almacenes frigoríficos, plantas de manipulación y transformación de alimentos, catering y colectividades, restaurantes, supermercados, etc.

Herrajes Ocariz utiliza materiales reciclables y con altas prestaciones como el aluminio (anodizado y rilsinizado) y el acero Inox 316L (acero marino). “Nunca metales de baja calidad y sin recubrimiento como los aceros ferríticos, el bronce, el cobre, etc. en los que se forman manchas, cardenilla (acetato de cobre) y óxido que son tóxicos y perjudiciales para la salud y que además necesitan una continua limpieza que hay que realizar con productos especiales y con protecciones como guantes de goma, gafas e incluso mascarilla”, concretan.

 

Publicidad

Noticias relacionadas

comments powered by Disqus