por InfoConstrucción 27 de mayo, 2020 Soluciones comentarios Bookmark and Share
< Volver

El sistema SIATE de Cubierta Onduline (Sistema Impermeabilización y Aislamiento Térmico Exterior), ofrece una solución integral y adaptada a las  exigencias normativas del sector de la construcción, como la salubridad o la protección frente al fuego, aportando ventajas como una fácil instalación o la mejora de la transmitancia térmica, entre otras.  

La principal función de la cubierta, como componente de la envolvente térmica del edificio, es la protección contra la intemperie. Esta característica básica hace que se deban tener en cuenta una serie de factores técnicos a la hora de su diseño y construcción o rehabilitación. 

En este sentido, en las cubiertas inclinadas se producen sólo un 31% de las patologías en edificación frente al 69% de las cubiertas planas, según la Fundación Musaat teniendo también una mayor durabilidad.

Por otro lado, gracias a la innovación y al desarrollo de nuevos materiales, productos y sistemas constructivos integrales, el diseño y la construcción de una cubierta inclinada, además de proteger al edificio, también da respuesta a funciones estéticas y técnicas, de diseño, el confort térmico y habitabilidad, además del aprovechamiento de espacios y de luz, la sostenibilidad, la durabilidad y el mantenimiento.

A nivel normativo, la regulación vigente en cubierta inclinada es el Código Técnico de la Edificación (CTE),  donde se disponen exigencias en estas materias. En concreto, a la hora de diseñar una cubierta inclinada se deben tener en cuenta aspectos como la salubridad, el aislamiento térmico y la protección frente al fuego.

Aspectos exigidos

En concreto, la regulación normativa general de la cubierta y de la inclinada en particular, se recoge en el documento básico de salubridad (DB-HS) punto 2. En resumen, según la combinación entre la pendiente del faldón y el tipo de cobertura, se debe prever a la cubierta inclinada de una capa de impermeabilización debajo de la capa de cobertura; esta capa impermeabilizante tiene que ser fijada mecánicamente al soporte cuando la pendiente sea mayor del 15% y su instalación se tiene que realizar por encima del aislante térmico, pudiendo colocarse directamente sobre este si cuenta con la suficiente resistencia al punzonamiento estático o, si no, mediante capa separadora. 

Por último y muy importante para evitar condensaciones, la cámara de aire se tiene que colocar sobre el aislante térmico mediante aberturas que permitan su adecuada ventilación.

En materia de aislamiento térmico, el cumplimiento del DB HE en cubierta se basa en establecer la exigencia de ahorro energético del edificio en función de la zona climática, el uso y los edificios colindantes, para calcular el nivel de aislamiento que deberán disponer cada uno de los distintos elementos constructivos que conformen la evolvente térmica de cubierta del edificio.

Según lo establecido en la normativa, resulta fundamental determinar las exigencias térmicas concretas de la cubierta inclinada para diseñar su sección constructiva acorde a las necesidades del edificio en materia de transmitancia térmica. También cabe tener presente que, en caso de existir la posibilidad de producirse condensaciones  intersticiales se debe medir prever la capacidad de evaporación, así como la resolución de puentes térmicos. Y, muy importante a la hora de diseñar una cubierta eficiente, no podemos olvidar las premisas técnicas de impermeabilización y ventilación de cubierta del DB-HS, puesto que, en gran medida, es lo que va a permitir que el aislamiento térmico de la cubierta no se deteriore y merme su capacidad aislante.

Soluciones integrales

Gracias a las características de impermeabilidad, flexibilidad, resistencia al punzonamiento estático y el formato ondulado de las placas Onduline Bajo Teja DRS, este sistema integral de impermeabilización de tejados aporta las soluciones necesarias a las exigencias del Código Técnico de la Edificación. El sistema se instala mecánicamente encima del aislamiento, protegiéndolo y manteniendo la ventilación necesaria para evitar condensaciones. 

Por último, cabe citar que, en los últimos años  se ha originado un desarrollo notable dentro del sector de la cubierta inclinada, gracias a la innovación y transformación de las soluciones existentes con el objetivo de facilitar el cumplimiento de las nuevas exigencias técnicas.

Es el caso del sistema SIATE de Cubierta Onduline , cuyas características lo hacen una solución adecuada para estos requisitos normativos:

  • Instalación rápida y directa de grandes espesores de aislamiento sin rastreles.
  • Rotura de puente térmico y espesor de aislamiento continuo en toda la cubierta.
  • Mejora de la transmitancia térmica hasta un 20% respecto a aplicaciones tradicionales.
  • Posibilidad de instalar barrera de vapor en la cara caliente del aislamiento.
  • Aislamiento XPS de alta densidad, lana de roca de alta densidad o fibra de madera.
  • Total garantía de impermeabilización y microventilación bajo teja (30 años).
  • Sin capas de comprensión ni espera por fraguados, una cubierta ligera y en seco.
Publicidad

Noticias relacionadas

comments powered by Disqus