por Confederación Española de Asociaciones de Fabricantes de Productos de Construcción www.cepco.es 5 de mayo, 2013 Mercados comentarios Bookmark and Share
< Volver

Las principales magnitudes recogidas en el último informe de coyuntura del sector vienen a confirmar la compleja situación a la que todavía se enfrentan los fabricantes. Sólo el sector azulejero es capaz de mantenerse a raya.

Las restricciones financieras del último año han incidido muy negativamente en el crecimiento económico del país, una situación que afecta de forma directa a la construcción y, en consecuencia, a los fabricantes de materiales, a los que sólo les queda la exportación para seguir manteniendo sus máquinas en marcha. El informe coyuntural elaborado por la Confederación Española de Fabricantes de Productos de Construcción, Cepco, con los últimos datos oficiales disponibles en abril, no viene sino a confirmar la debilidad de la actividad, que continúa a la baja frenada por el casi inexistente consumo nacional de cemento, la concentración empresarial de las compañías cerámicas, una tímida producción de acero y los descensos continuados en el uso de áridos para la construcción, cuyos niveles de consumo son similares a los registrados 25 años atrás.
Las peores perspectivas se vislumbran precisamente en aquellos mercados más vinculados a la obra civil, donde lo peor está por llegar. Según el director general de Cepco, Luis Rodulfo Zabala, estos ámbitos “todavía han de notar algo más de caída” durante este año, mientras que los que estén ligados de forma más directa a la edificación nueva “mantendrán las cifras de 2012 con una proyección al alza a comienzos de 2014”. Los mejor parados serán los sectores vinculados a la exportación que, según el director de Cepco, “mantendrán su tendencia positiva en línea con el crecimiento mundial del PIB”; mientras que aquellos que, aun siendo dependientes de la edificación, también tienen participación importante en la mayoría de reformas y obras de rehabilitación, “irán al alza conforme evolucione el año”. El balance de la confederación no deja lugar a dudas: junto con los mercados internacionales, la rehabilitación se mantiene como oportunidad de crecimiento. Según los datos manejados por la asociación, este campo ha venido abriéndose un hueco desde 2010 y su subida, en términos relativos, es mayor por la caída de la edificación residencial nueva (ver cuadro superior).

INCREMENTANDO LOS DATOS DEL PARO
El mal momento que atraviesa esta industria en todos sus ámbitos se ve reflejado en la situación laboral del sector. De los 5.025.243 parados contabilizados por el Instituto Nacional de Estadística, INE, en la Encuesta de Población Activa, EPA, de marzo, la industria arrojaba una cifra de 554.037 desempleados, estando 93.809 de éstos ligados a la fabricación de materiales para la construcción. El balance respecto al año 2012 es de 1.196 parados más (+1,29%). El menor gasto en obras de infraestructura, la paralización de la edificación de viviendas y el cepo financiero han provocado también una baja en la cantidad de empresas dedicadas a las distintas ramas de actividad. En esta línea destaca la situación de las fabricantes de áridos, que desde 2007 hasta 2010, han sufrido la destrucción de cerca de 6.000 puestos de trabajo directos y 20.000 indirectos, según los últimos datos que maneja la Asociación Nacional de Empresarios Fabricantes de áridos, Anefa. Además de la brusca disminución de la demanda experimentada en este trienio, el sector de los áridos y, por extensión, los de la mayoría de productos de construcción, siguen ahogados por el estrangulamiento del capital circulante, que afectan a gran parte de las empresas, sometidas al doble esfuerzo de fabricar y enviar los productos sin ningún tipo de cobertura de riesgo y, a su vez, tener que soportar unos plazos de pago de más de 240 días, con la posibilidad real de que el cobro no se llegue a producir.
Lo complejo de la situación queda únicamente aliviado por la cada vez mayor incidencia en los mercados internacionales, donde las azulejeras españolas y la industria de la piedra natural nacional siguen manteniendo su potencial. El exterior es la tabla de salvación de estos sectores que, a pesar de encadenar varios años de difícil coyuntura, al finalizar el ejercicio de 2012 ya contaban con una facturación total de cerca de 2.645 millones de euros, en el caso de las azulejeras, y de más de 824 millones de euros, cantidad que se embolsaron los exportadores de mármol, granito, pizarra y rocas ornamentales.
En la actualidad, es cada vez más importante sumar clientes fuera de nuestras fronteras ya que las previsiones dejan poco lugar al optimismo respecto al desempeño de la construcción en los próximos meses. Según se recoge en último informe de la Confederación Española de Organizaciones Empresariales, CEOE, correspondiente al mes de marzo, desde Europa se han revisado a la baja sus previsiones de crecimiento, quedando la economía española en una situación de recesión al menos durante la primera mitad del año. “Aunque la menor prima de riesgo y el impacto positivo de las reformas estructurales comenzarán a reflejarse en la actividad, la recuperación se retrasará hasta final del año y será muy lenta, por lo que se registrará una caída del PIB del -1,5%”, señalan los empresarios españoles. Este escenario, en el que la incertidumbre reina, es el que marcará el devenir de una actividad que acumula más malos augurios que progresos.

EL DESCALABRO DE LAS CEMENTERAS
Los fabricantes de cemento vienen todos los meses alertando de la difícil situación que atraviesan, y el pasado marzo no ha sido diferente. El consumo de este material a nivel nacional sigue hundiéndose: en el tercer mes del año lo hizo un 39,8% respecto al año pasado. El acumulado en los tres primeros meses del año arroja cifras igualmente desalentadoras.
El consumo se sitúa en 2.535.302 toneladas, un 29,3% menos que en el mismo período de 2012. En cuanto a producción, esta presenta un descenso interanual del 29,4%, con un neto de 1.034.202 toneladas, 431.198 menos que en marzo de 2012, siendo el descenso acumulado del 28% respecto a la misma época del año pasado. La cifra acumulada en el año 2013 asciende a 2.946.237 toneladas de cemento producidas, 1.147.237 tm menos que en 2012.
Por otra parte, las exportaciones aumentan un 45,5% en los últimos 12 meses y descienden las importaciones con una caída del 45,1% en el mismo periodo.

LA CERÁMICA ESTRUCTURAL SE CONCENTRA
Debido a la bajada general de ventas sufrida a partir del año 2008, las empresas de cerámica estructural  se han visto obligadas a adaptarse a la situación a lo largo de los últimos años, concentrando su producción en determinados meses. Este hecho ha tenido una repercusión directa en otros ámbitos, como el número de trabajadores, el volumen de negocio, etc. De 430 empresas en activo que daban trabajo a 14.140 personas en 2007, se ha pasado a 260 en 2011, último del que se disponen datos oficiales, con un número de 9.600 empleados.
En lo que a la producción se refiere, según la información proporcionada por la Asociación Española de Fabricantes de Ladrillos y Tejas de Arcilla Cocida. Hispalyt, continúa el descenso de la misma iniciado en 2008. Esta bajada de la producción ha provocado el mismo efecto en cuanto al volumen de negocio se refiere, pasando de 700 millones de euros en 2009, a 450 millones de euros en el 2010 y 360 millones de euros en el 2011.

MENOS VENTAS DE LANAS MINERALES
Las ventas en España de lanas minerales aislantes (lanas de vidrio y lanas de roca) en el año 2012 alcanzaron 1,6 millones de metros cúbicos, lo que representa un descenso del 18% en relación con el ejercicio anterior. La Asociación de Fabricantes Españoles de Lanas Minerales, Afelma, estima la facturación del sector en 100 millones de euros.

PRODUCCIÓN DE ACERO BRUTO MODERADA
La producción de acero bruto en España fue de 13,6 millones de toneladas en 2012, un 12% menor que la del año anterior, según los datos recogidos en el informe de Cepco a partir de la información de la Unión de Empresas Siderúrgicas, Unesid. Durante la mayor parte de los meses se produjeron caídas superiores al 10% interanual y sólo en diciembre se produjo una estabilización. Desde entonces, los descensos son más moderados, del 6% en enero y del 2% en febrero.
Aún con todo, la contribución del sector siderúrgico a la balanza comercial española es positiva; su valor es de 2,1 miles de millones de euros en 2012, que se alcanzan tras crecer un 57% desde los 1,3 mil millones de 2011. El crecimiento del superávit comercial siderúrgico ha sido de casi 800 millones en el año. Este saldo positivo supone el 14% de los 14.746 millones de euros de superávit comercial no energético de España en 2012. Por otro lado, destacar que la principal materia prima que utiliza esta industria es la chatarra de acero, reciclándola en nuevos productos. En 2012 se han reciclado 11,2 millones de toneladas de chatarra.

LAS AZULEJERAS, A LA CONQUISTA DE LOS MERCADOS INTERNACIONALES
Las ventas de las azulejeras se mantuvieron a cierre de 2012 en el mismo nivel del año anterior. Al finalizar el ejercicio, la facturación total del sector azulejero alcanzaba, según las estimaciones de la Asociación Española de Fabricantes de Azulejos y Pavimentos Cerámicos, Ascer, cerca de 2.645 millones de euros, lo que supone un nivel similar al de 2011, creciendo un 2%. De las ventas totales, el 80% se dirigió a los mercados internacionales. En concreto, la exportación experimentó un crecimiento del 10%, alcanzando la cifra estimada de 2.080 millones de euros, actividad comercial que la industria está potenciando durante el presente ejercicio. El mercado nacional absorbió el 20% de las ventas, llegando a un descenso del 20%, hoy por hoy todavía en caída libre.
Actualmente, España es el segundo exportador europeo de baldosas y el tercero mundial. A lo largo de 2011, la cerámica española llegó a un total de 180 países. Es el segundo sector industrial que más superávit comercial aporta a España (2.000 M€ en 2011), y el primero en cobertura comercial. Esta posición se debe, según indica el informe “a la importante actividad comercial y el trabajo de las empresas”. Los principales importadores de producto cerámico español fueron Francia, Arabia Saudí, Rusia, Reino Unido, y Alemania, mientras que las zonas que mantuvieron o incluso mejoraron las cifras fueron Oriente Próximo (-22,9%) y el Este de Europa. Asimismo, en África el incremento experimentado fue del 43,2%, en EE UU se superó el +21% y en América del Sur se alcanzó un aumento del 28,9%. “En Europa, nuestro mercado natural y que absorbe el 50% de las transacciones, las ventas se han mantenido estables o bajan ligeramente”, lamentan fuentes de Ascer.
LA PIEDRA NATURAL ESPAÑOLA, PRESENTE EN TODO EL MUNDO
El mercado exterior está siendo la tabla de salvación de un sector en el que el mercado doméstico no presenta síntomas de mejora. En el año 2011, según el balance de la Federación Española de la Piedra Natural, FDP, las exportaciones de mármol, granito, pizarra y rocas ornamentales mantuvieron su línea ascendente, superando los 3 millones de toneladas y alcanzando los 824.991.350 euros, quintuplicando las importaciones de esos materiales, que se quedaron en 639.217 toneladas (un 21,17% menos que en 2010) por un importe total de 166.027.560 euros (un 12,61% menos). Según un análisis del Club de Exportadores e Inversores, de forma general, Chile y Brasil han entrado dentro del selecto grupo de países, junto a Estados Unidos, Canadá y la Unión Europea, a los que se van a dirigir de forma mayoritaria las empresas españolas en busca de una oportunidad de negocio.
Si bien las exportaciones mantienen una línea ascendente, con las importaciones ocurre justo lo contrario, ya que en los últimos años han ido bajando de forma continuada. En 2011 se importaron 639.217 toneladas de piedra natural (un 21,17% menos que en 2010), con un valor de 166.027.560 euros, un 12,61% menos que el año anterior, que se cerró con 189.980.030 euros. Por tipo de piedra, destaca la caída del granito, de un 26%, seguida del mármol (un 15,55%), las rocas ornamentales (un 8,23%) y la pizarra (un 6,06%). Por tipo de piedra, un 61,7% del total de las toneladas importadas (394.679) lo fueron de granito, lo que supuso un 44,4% de las compras (73.614.350 euros) y las rocas ornamentales alcanzaron un 16,8% de las toneladas totales (107.082) y un 25,4% de las compras (42.266.970 euros). Mientras, el mármol supuso un 15,7% del volumen importado (99.925 t) y un 22,4% del gasto (37.190.510 euros) y la pizarra, respectivamente, un 5,87% (37.530 t) y un 7,8% (12.955.720 euros). Con estas cifras, como se puede ver, el sector exportó cinco veces más de lo que importó, arrojando un saldo positivo de 658.963.780 euros, un 15,65% más que en 2010.
Hay que tener en cuenta que una de las características que define al sector extractivo y elaborador de la piedra natural es el tamaño de las empresas que lo componen: en un 90% se trata de empresas familiares de pocos trabajadores que explotan canteras de gran potencial. Su capacidad de trabajo, junto con el referido potencial de los yacimientos, ha hecho que en la última década se haya producido una importante expansión de la capacidad exportadora de estas empresas familiares. De esta forma, se pueden encontrar empresas de 10 trabajadores que exportan el 10% de su producción. El sector emplea de forma directa a unos 20.000 trabajadores, unos 16.000 en el granito, el mármol, la caliza y areniscas, y 4.000 en la industria de la pizarra.

EL SECTOR DE LOS ÁRIDOS EN DESCENSO
Según las estimaciones de consumo de áridos para la construcción, y de acuerdo con el informe estadístico anual que elabora la Asociación Nacional de Empresarios Fabricantes de Áridos, Anefa, en 2011 éste descendió nuevamente, para el conjunto del territorio nacional, con un reparto territorial desigual, lo que sitúa al sector en niveles de consumo similares a los registrados en 1987: 173 millones de toneladas (-­17,0%) de áridos naturales para la construcción. A esta cantidad hay que añadir 0,7 millones de toneladas de áridos reciclados. Esto representa una caída del -­64,4% desde el máximo previo a la crisis (2006), momento en el que la producción era de 485 Mt. Además, se produjo un nuevo retroceso en el consumo de áridos para aplicaciones industriales, tales como cementos, vidrios, cargas, filtros, industria química, siderurgia y metalurgia, etc., hasta los 33 millones de toneladas (-­18%). Por lo tanto, el consumo total de áridos fue de unos 206 millones de toneladas (-­17,4%), en el año 2011. Esta situación ha supuesto la destrucción de cerca de 6.000 puestos de trabajo directos y 20.000 puestos de trabajo indirectos, desde el inicio de la crisis.



Confederación Española de Asociaciones de Fabricantes de Productos de Construcción
www.cepco.es

Publicidad

Noticias relacionadas

comments powered by Disqus