por InfoConstrucción 26 de enero, 2017 Arquitectura comentarios Bookmark and Share
< Volver

El arquitecto Ricardo Rossi ha elegido la superficie compacta sinterizada Neolith para la rehabilitación del IV centenario de una vivienda residencial situada en São Paulo, Brasil.

El modelo Iron Copper ha sido el color seleccionado, al representar el cobre oxidado, aportando contraste, fuerza y dinamismo frente a los grises y blancos utilizados en el resto de elementos decorativos de la vivienda, dando lugar a una apariencia muy atractiva.

Además de sus cualidades estéticas, la durabilidad del material también ha sido otro aspecto que Rossi ha tenido en cuenta a la hora de prescribir el material. A este respecto, el arquitecto quería una superficie “resistente al desgaste, que permanecería intacta en el tiempo y resistiera al deterioro que se produce normalmente en el entorno familiar”.

El modelo Iron Copper se ha integrado en Satín, un acabado completamente mate. La elección de este acabado para un proyecto residencial favorece aún más el grado de resistencia del material, ofreciendo un diseño integral y altamente resistente debido a la dureza de su superficie.

Higiénico, resistente al rayado, al agua, fácil de limpiar y 100% natural y reciclable, Neolith proporciona, además, una gran versatilidad, al poder aplicarse en espacios tan diversos como cocina y sala de estar y resto de ambientes del hogar, como en la zona exterior de la vivienda. Está fue otra de las cualidades que se tuvieron en muy cuenta para el proyecto del IV Centenario.

Según Rossi, las propiedades de Neolith permitían aplicar los paneles en diferentes habitaciones de toda la casa, “confiando plenamente en que el material de revestimiento poseía las cualidades que mejor se adaptaban a la funcionalidad de ese entorno en particular”. Se ha utilizado en la fachada de la vivienda, al tratarse de una superficie resistente a las altas temperaturas y a los rayos UV, siendo ideal para el caluroso clima de Brasil. El arquitecto considera que, debido a la naturaleza abierta de la disposición de la planta baja, en la que el área exterior se conecta con el interior del salón, “era importante que el material de revestimiento no se deteriorase bajo la exposición al sol y las temperaturas extremas”.

Por otra parte, gracias además a la nula absorción de agua del material y resistencia a los agentes químicos de limpieza, utilizados en la zona de la piscina de la vivienda, como pueden ser el cloro u otros productos, el material no se verá nunca afectado, permaneciendo siempre intacto.

Neolith es una superficie ligera cuyo peso es de 7 kg/m² cuando se presenta en 3 mm de espesor, indicado para revestimientos, y 30 kg/m² en 12 mm de espesor, cuando se utiliza como encimera de cocina. En combinación con la disponibilidad del material en distintos tamaños, incluyendo dos grandes formatos de 3.200 x 1.500 mm y 3.600 x 1.200 mm, así como corte a medida; se convirtió desde el principio en una propuesta muy atractiva para el proyecto.

Publicidad

Noticias relacionadas

comments powered by Disqus