Publicidad
por Sostenibilidad comentarios Bookmark and Share
< Volver

A partir del próximo 1 de junio, entrará en vigor la nueva clasificación para las viviendas en venta y alquiler, que traerá consigo la obligatoriedad de acreditar una certificación energética. Esto es, el grado de emisiones de CO2 y que va desde la letra A –mayor ahorro– hasta la G –mayor gasto– según el consumo de cada hogar. Una vez obtenida, se prevé que tenga validez para diez años. Esta etiqueta debe aparecer en todas las ofertas, anuncios y promociones. Según calculan los responsables de la ley, podría afectar a un millón y medio de casas.

A partir del próximo 1 de junio, entrará en vigor la nueva clasificación para las viviendas en venta y alquiler, que traerá consigo la obligatoriedad de acreditar una certificación energética. Esto es, el grado de emisiones de CO2 y que va desde la letra A –mayor ahorro– hasta la G –mayor gasto– según el consumo de cada hogar. Una vez obtenida, se prevé que tenga validez para diez años. Esta etiqueta debe aparecer en todas las ofertas, anuncios y promociones. Según calculan los responsables de la ley, podría afectar a un millón y medio de casas.
Además, la medida no sólo atañe a hogares sino que también se verán incluidas oficinas, locales comerciales junto con otros edificios públicos y privados. Sólo quedan excluidos los monumentos y construcciones protegidas, lugares de culto o viviendas que sean arrendadas durante menos de cuatro meses.
El Instituto para la Diversificación y Ahorro de la Energía (Idae) se encargará de verificarlo con técnicos que auditarán in situ la eficiencia energética y ofrecerán una serie de pautas de mejora a los propietarios de los inmuebles. En concreto, medirán parámetros como la ubicación, metros de superficie, antigüedad, materiales de fachada, iluminación, sistemas de calefacción y refrigeración o la tipología de ventanas, entre otros aspectos.
En cuanto al coste que supondrá obtener esta certificación, no existe un precio cerrado y según los expertos podrá varíar entre los 90 y unos 250 euros, en función del tamaño de la vivienda, año de construcción o sus características. En este caso, el nuevo plan que maneja el Gobierno contempla ofrecer ayudas para aquellas comunidades de vecinos que necesiten realizar mejoras de este tipo.

Publicidad

Noticias relacionadas

comments powered by Disqus