por InfoConstrucción 4 de julio, 2017 Empresa comentarios Bookmark and Share
< Volver

LafargeHolcim ha dado a conocer sus objetivos de sostenibilidad para España en el horizonte 2020, fecha en la que pretende alcanzar una tasa de sustitución térmica del 49% gracias a la valorización de residuos. Estos se enmarcan dentro del Plan 2030, la hoja de ruta en materia de sostenibilidad del Grupo, y dan respuesta a 14 de los 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) de la ONU. 

Isidoro Miranda, director general del Grupo en España, ha hecho pública la intención de la compañía a nivel global de lograr que un tercio de su facturación, en 2030, proceda de soluciones sostenibles.

En esta línea, Miranda ha expuesto también las metas para España a medio plazo, para combatir el cambio climático, afirmando que “entre los retos que nos hemos marcado para 2020, está el alcanzar una tasa de sustitución térmica, gracias a la valorización de residuos, del 49% y una reducción de las emisiones específicas netas de CO2 del 15%, con respecto a niveles de 1990”.

En el ámbito de la gestión del agua y del medio ambiente, la compañía se propone para el 2020 en España una reducción del consumo de agua del 33% por tonelada de cemento, y seguir contando con el asesoramiento de expertos independientes en el campo de la biodiversidad para la restauración de sus canteras.

Para 2020, LafargeHolcim pretende que el número de beneficiarios directos de sus programas sociales emprendidos en España alcance los 300.000, frente a los 50.000 de 2016 y contar con un plan de acercamiento a las comunidades en todas sus instalaciones.

En términos de igualdad y diversidad, la compañía se compromete a incrementar el porcentaje de mujeres en puestos directivos, alcanzando en 2020 el 23,6% de mujeres “senior managers” y el 24,7% de “middle managers”.

Además de los retos de futuro, la compañía ha realizado un balance de los principales logros alcanzados durante 2016 en su Plan 2030, entre los que destaca la tasa de sustitución de combustibles fósiles. El 38% de la energía empleada se obtuvo a través de combustibles renovables, de los cuales un 40% se correspondía a biomasa, lo que supuso un incremento del 3% con respecto a 2015, evitando así la extracción de 320.329 toneladas de materias primas. Las emisiones de gases de efecto invernadero se redujeron el pasado año en un 0,6% toneladas de CO2 por tonelada de clínker producida.

Publicidad

Noticias relacionadas

comments powered by Disqus