por InfoConstrucción 24 de abril, 2019 Empresa comentarios Bookmark and Share
< Volver

La sede central en Toledo ha sido remodelada para adecuarse a la imagen de BMI, cambiando logos y cartelería, así como el icónico tótem en la entrada. Así pues, el cambio de imagen se ha hecho extensivo a otros elementos de la compañía, así como a su flota de transporte.

Finaliza el proceso de fusión de Icopal y Braas Monier que ha dado como resultado la creación de BMI. La multinacional da así por concluida la integración efectiva de estas dos empresas en una única compañía, que ahora forma parte del potente grupo estadounidense Standard Industries.

BMI cuenta ahora con 4 diferentes tecnologías: BMI Cobert, BMI Icopal, BMI Everguard y BMI Sealoflex. Así pues, uno de los cambios más significativos dentro de esta fusión ha sido el cambio de imagen en la oficina central de Villaluenga de la Sagra (Toledo).

La fábrica y sus oficinas, que fueron visitadas a comienzos del mes de abril por los CEO de la compañía, David Millstone y David Winter, han experimentado una remodelación para adecuarse a la imagen de la multinacional. Así, se han pintado todas las instalaciones con los colores corporativos y se ha procedido a la sustitución de los logos tanto en las rotulaciones como en el icónico tótem de la entrada, que ya luce la enseña de BMI.

Este cambio de imagen también se ha hecho extensivo al diseño de las comunicaciones y catálogos de la compañía, así como a otros elementos como su flota de transporte. Los primeros camiones con el logo de BMI ya recorren las carreteras de la península Ibérica. Y en breve, se finalizará la adaptación con la sustitución de todo el packaging.

Publicidad

Noticias relacionadas

comments powered by Disqus