por Empresa comentarios Bookmark and Share
< Volver

Deceuninck cuenta con su propia planta de reciclaje con una capacidad de 45.000 toneladas de material reciclado. Esta gran capacidad supone un ahorro de 2,3 millones de ventanas desechadas o incineradas al año que, después de su proceso de recreación, vuelven al mercado con las mismas prestaciones que las anteriores. 

Además, reciclar el PVC permite una reducción de 90.000 toneladas de residuos de emisiones del CO2, equivalentes a 90.000 vuelos de ida y vuelta de París a Nueva York. Otra de las grandes ventajas es que, gracias al uso del PVC, el consumo energético del proceso de reciclaje es un 90% menor que la energía necesaria para producir PVC virgen.

"Para conseguir un mayor impacto, Deceuninck promueve el trabajo en equipo para crear una economía circular y anima a todos sus fabricantes e instaladores a colaborar y aunar esfuerzos en los procesos de reciclaje recuperando el material post-industrial y post-consumo para la reutilización de los perfiles y, así, contribuir en la nueva economía sostenible y mejorar la Responsabilidad Social Corporativa (RSC)", aseguran desde la empresa.

Publicidad

Noticias relacionadas

comments powered by Disqus