Publicidad

Empresas Premium

por Empresa comentarios Bookmark and Share
< Volver

El mercado inmobilario español sigue en su camino hacia la recuperación tras un complicado 2020 marcado por la pandemia del coronavirus. Uno de los indicadores más positivos registrados este año está siendo la demanda de vivienda y es que, tal y como indica el informe “El Sector Inmobilario en la Nueva Normalidad” elaborado por CaixaBank Research, la compraventa de viviendas nuevas creció un 10,6% entre enero y mayo de este año respecto a 2019.

“Todavía hay que determinar si será un fenómeno que ha venido para quedarse o de una tendencia temporal fruto de las circunstancias actuales, pero lo que está claro es que este aumento en la demanda de vivienda nueva frente a la usada está estrechamente ligado a la existencia de una demanda insatisfecha de este producto y la mayor facilidad que existe en la concesión de créditos al promotor por parte de los bancos. Todo esto facilita mucho los proyectos de obra nueva”, señala Emiliano Bermúdez, subdirector general de donpiso.

Según el experto, el sector inmobiliario español está “creciendo con fuerza en todos los niveles” para estabilizarse en cifras anteriores a la pandemia. Las previsiones apuntan a que 2021 cerrará con unas cifras de transacciones de ventas por encima de los 501.000 inmuebles registrados en 2019. “La obra nueva ha crecido y se espera que en el ejercicio de 2022 supere el aumento actual del 11%”, añade.

Español, adulto y de clase media-alta, perfil principal de la compraventa de viviendas

El incremento en la compraventa de viviendas en el primer trimestre de 2019 está impulsado, principalmente, por el aumento del 9,6% en las compras de vivienda principal por parte de los españoles. El perfil de este agente, según recoge el informe, coincide con una persona de edad adulta y en una posición socioeconómica media-alta.

“Este perfil es el que está más capacitado para reactivar, a día de hoy, la compraventa de viviendas”, explica el experto, “ya que la crisis ha impactado con mucha más fuerza sobre jóvenes, rentas bajas y trabajadores con contratos temporales, que ahora tienen muchas más dificultades para acceder a una vivienda en propiedad”.

La situación de crisis y dificultades económicas aparece reflejada también en la compraventa de segundas residencias, las cuales descendieron un 8,9% en el primer trimestre de 2021 respecto al mismo periodo de 2019. Mientras que, por su parte, la compraventa por parte de extranjeros, motivada también presumiblemente por la pandemia, decayó hasta el 21,4% respecto al ejercicio de 2019.

La marcha de las capitales, una tendencia marcada por la COVID-19

A la hora de mencionar tendencias y hábitos surgidos por la pandemia, no destaca solo la búsqueda de un nuevo tipo de vivienda, más amplio y de carácter unifamiliar, sino también la localización de la misma.

Según el citado informe de CaixaBank Research, en el año 2020 el 69% de las capitales españolas redujo su peso en las compraventas totales de sus respectivas provincias en relación con el preso promedio de los cuatro años anteriores. Este número, sin embargo, se ha ido corrigiendo en el primer trimestre de 2021, donde las principales capitales han dejado de perder ese peso relativo respecto a provincias.

“Podemos estar hablando de otro fenómeno temporal surgido por la pandemia y los confinamientos y el teletrabajo. Sin embargo, no podemos extraer conclusiones en claro ya que el virus sigue estando presente en nuestro día a día y cada vez son más las empresas que aplican el teletrabajo en su día a día, por lo que no sería tampoco una sorpresa que los compradores de viviendas decidan residir en ubicaciones más alejadas de sus oficinas y lugares de trabajo en busca de una mayor calidad de vida”, concluye Bermúdez.

Publicidad

Noticias relacionadas

comments powered by Disqus