Publicidad

Empresas Premium

por Empresa comentarios Bookmark and Share
< Volver

La Agrupación de fabricantes de cemento de España, Oficemen, en colaboración con la Asociación Española de Banca, AEB, y Ceoe, han analizado los principales aspectos relacionados con la Financiación Verde del sector cementero y el impacto y oportunidades derivadas de la Taxonomía de la Unión Europea en este ámbito, en una Jornada presencial celebrada en el auditorio de Ceoe.

La taxonomía verde de la UE establece los criterios para determinar si una actividad económica se considera sostenible a efectos de fijar el grado de sostenibilidad medioambiental de una inversión. De acuerdo con ello, la fabricación de cemento es considerada una actividad de transición (art.10. 2). "Es decir, no existe una alternativa baja en carbono, tecnológica y económicamente viable, pero apoya la transición a una economía neutra en carbono, por ejemplo, eliminando gradualmente las emisiones de gases de efecto invernadero", afirman desde Oficemen.

En el transcurso de la Jornada, el presidente de Oficemen, José Manuel Cascajero, ha incidido en el firme compromiso del sector con la visión de la UE de lograr una sociedad neutra en carbono para 2050. “Prueba de este compromiso es que nuestra industria continúa avanzando en su Hoja de Ruta, basada en el “Enfoque de las 5Cs” (Clínker-Cemento-Hormigón-Construcción-(re)Carbonatación), cuyo objetivo es alcanzar la neutralidad de carbono en la cadena de valor del cemento y el hormigón en 2050. Para ello, hemos identificado las áreas en las que se pueden reducir significativamente las emisiones y las tecnologías clave que nos permitirán hacerlo”, explicó Cascajero en la jornada.

La reducción de emisiones de CO2 supone, por tanto, un enorme desafío para la industria cementera, que requerirá de la adopción de importantes avances tecnológicos, actualmente en desarrollo, para su completa aplicación a escala industrial. “Es necesario contar con instrumentos desde el ámbito privado y con el apoyo de nuestras administraciones públicas, que nos permitan afrontar este nuevo reto con las mayores garantías posibles y que acerquen el lenguaje legislativo, industrial y financiero”, explica el presidente de Oficemen.

Necesidad de elaborar guías prácticas sectoriales para la aplicación de la taxonomía

Los expertos participantes en la mesa redonda coincidieron en la necesidad de elaborar guías sectoriales, que contemplen todos los aspectos relacionados con la idoneidad de un proyecto a la hora de acceder a la financiación verde. En este sentido, los participantes hicieron hincapié en que la finalidad de la taxonomía no es demonizar sectores, sino acompañar y ayudar a las empresas e industrias en su transición ecológica, con objetivos realistas y alcanzables, que no comprometan la competitividad de las empresas, y que les ayuden en su camino hacia la neutralidad climática. Como dato destacado, se apuntó que alcanzar la neutralidad climática implicará inversiones equivalentes al 8% del PIB mundial.

Publicidad

Noticias relacionadas

comments powered by Disqus
Publicidad