por InfoConstrucción 7 de noviembre, 2013 Sostenibilidad comentarios Bookmark and Share
< Volver

Un estudio corrobora que el 80% de los inmuebles que han pasado por un estudio de su eficiencia energética se han quedado por debajo de la calificación D. Los expertos recuerdan que la calefacción y el agua caliente son las instalaciones que más consumen, juntas absorben más del 50% de la energía de un edificio. Incorporar nuevas soluciones más eficientes es, por tanto, determinante para alcanzar un mejor certificado.

Desde la entrada en vigor de la obligación de contar con certificado energético el pasado junio, alrededor de 100.000 viviendas, a la venta o en alquiler, han pasado el correspondiente análisis de su consumo. La mayoría de estos inmuebles se encuentran en Catalunya, Madrid, Islas Baleares y Asturias. El denominador común de todas ellas es su falta de acondicionamiento.

Según un estudio llevado a cabo en la Comunidad de Madrid, del total de 34.500 trámites solicitados, el 80,5% se queda por debajo de la letra D –el rango va de la A a la G, siendo la primera la de mayor eficiencia. En concreto, el 48,3% de las casas se quedan en la E, un 13% en la F y el restante 19,2% en la G2. Sólo el 0,2% cuenta con una calificación energética A y el 0,8% con la calificación B.

Estos datos van acompañados en cada caso por posibles intervenciones para mejorar el consumo energético y las emisiones de cada vivienda. Según apunta el Idae, el sistema de calefacción y producción de agua caliente sanitaria es clave para conseguir una mayor clasificación, ya que su consumo puede suponer hasta el 67% del total de una vivienda común.

Las bombas de calor: una solución rápida y eficaz
En este sentido, uno de los sistemas más recomendados es la bomba de calor, una tecnología limpia, segura, económica y respetuosa con el medio, que ha sido desarrollada por muchos proveedores en forma de aparatos eficientes como es el caso de Panasonic y su gama Aquarea. La firma asegura que con este sistema el ahorro en energía puede llegar a un 78%, en comparación con otros sistemas convencionales.

Con un COP de 4,74 (en la versión de 9kW), la bomba de calor Aquarea es capaz de producir 3,74 kW más de calor que un sistema convencional, que sólo aporta un 1 kW de calor con 1kW de electricidad, gasóleo o gas. Esta solución es eficiente incluso a temperaturas exteriores extremas de -15 ºC a -20º C (Gama T-CAP) y se puede instalar tanto en nuevas viviendas como en reformas y rehabilitaciones. Cuenta además con una amplia gama desde 3 a 16kW, monofase y trifase, Mono-bloc y Bi-bloc.

Otra de las soluciones para reducir el gasto energético en climatización, es el uso de splits, bombas de calor de alta eficiencia. En este sentido, Panasonic cuenta con Etherea, con clasificaciones A++ y A+, que consigue un importante ahorro energético de hasta el 50% en modo frío y del 64% en modo calor.

La gama incorpora sensores inteligentes capaces de controlar la intensidad de la luz solar , el nivel de actividad y control de presencia, que ajustan automáticamente la potencia de refrigeración. También cuenta con purificación de aire, capaz de neutralizar el 99% de los microorganismos presentes en el ambiente o las superficie de los muebles, suelo o alfombras.

Publicidad

Noticias relacionadas

comments powered by Disqus