Publicidad
por Empresa comentarios Bookmark and Share
< Volver

El director general de Sika, Thomas Hasler, ha confirmado los objetivos estratégicos del grupo hasta 2023 y su estrategia para seguir impulsando la innovación y la descarbonización de la industria de la construcción. La multinacional ha realizado una demostración de su proceso de reciclaje de hormigón que, con  el nuevo concepto ´reCO2ver´, "pretende contribuir significativamente a una economía más sostenible y circular".

"Nuestra empresa tiene un gran potencial de crecimiento y éxito a largo plazo: una posición de liderazgo mundial con una cuota de mercado de alrededor del 10%, grandes tendencias que impulsan nuestros mercados clave y necesidades sin precedentes de soluciones sostenibles para cumplir con los exigentes objetivos globales de huella de carbono”, ha explicado Thomas Hasler, director general de SIKA. “Todos estos elementos están a nuestro favor y jugaremos un papel decisivo como facilitador de estos cambios para nuestros clientes", ha añadido.

La compañía ha mostrado en el proceso de reciclaje del hormigón demolido bajo la marca ´reCO2ver´ y en otras iniciativas bajo el concepto Enabler que ya impulsan la descarbonización de la industria de la construcción. Se tratan de innovaciones que buscan responder a los retos del mañana y al  enorme potencial que presenta el mercado de las infraestructuras y la rehabilitación gracias a los programas de impulso estatales.

 

En su presentación inicial, Thomas Hasler ha confirmado los objetivos estratégicos para 2023. La organización seguirá alineada para lograr un éxito sostenible a largo plazo y un crecimiento rentable.

 

Apoyada sobre sus seis pilares estratégicos -penetración en el mercado, innovación, eficiencia operativa, adquisiciones, fuertes valores corporativos y sostenibilidad-, SIKA pretende crecer a tasas de entre un 6% y un 8% anual en moneda local hasta 2023. La mejora de la rentabilidad es otro de los grandes objetivos, con una proyección de margen EBIT de entre el 15% y el 18% a partir de 2021. Los proyectos de mejora en las áreas de operaciones, logística, compras y productos auguran un recorte en los costes operativos equivalente al 0,5% de las ventas.

 

En materia de sostenibilidad, el principal objetivo de la multinacional es reducir las emisiones de CO2 por tonelada vendida en un 12% hasta 2023. Además, la empresa pretende que todas las innovaciones de productos sean aún más sostenibles y, al mismo tiempo, aumentar el rendimiento de los productos.

 

Para el ejercicio 2021, SIKA espera un crecimiento de las ventas de entre el 13% y el 17% y un aumento notable del EBIT. Pese a la difícil ev

Publicidad

Noticias relacionadas

comments powered by Disqus