por InfoConstrucción 28 de abril, 2016 Construcción comentarios Bookmark and Share
< Volver

Las barreras químicas son el tratamiento más efectivo para evitar el ascenso de agua por capilaridad en los muros y, dentro de ellas el sistema DryKit, de Demsa, con la introducción de los difusores de celulosa prensada, consigue la distribución homogénea del producto dentro del muro, evitando que las formulaciones queden mal repartidas.

Este método hace que el producto sólo se introduzca en las zonas donde la celulosa está en contacto con la fábrica, evitando que este quede en huecos y el resto del muro se quede sin intervenir.

El sistema ofrece diferentes formulaciones, unas disueltas en agua y otras en disolvente alifático, dependiendo del tipo de obra y la rapidez de secado que se desee obtener. De esta forma, se puede prescribir la formulación más idónea para cada necesidad.

Idóneo para edificios históricos

Edificios con patologías históricas de humedades de capilaridad, como el Palacio de la Granja de San Ildefonso, el Monasterio de Sta. Clara de Tordesillas, Casita del Príncipe de El Pardo, la Quinta de El pardo, el Cenador de la Reina de la Granja, etc. han visto cómo las humedades ascendentes han dejado de aparecer en los muros, al crearse una barrera que evita que el agua y las sales destruyan las fábricas y decoraciones de sus interiores.

La aplicación es muy sencilla y Demsa está ofreciendo un servicio técnico, para que la propia empresa rehabilitadora pueda realizarla. Al tratarse de siloxanos modificados, la molécula dentro del muro es inalterable, lo que nos ofrece una garantía de por vida.

Publicidad

Noticias relacionadas

comments powered by Disqus