por InfoConstrucción 18 de julio, 2016 Construcción comentarios Bookmark and Share
< Volver

La Agrupación de fabricantes de cemento de España, Oficemen, ha alertado la “alarmante” pérdida de capital en infraestructuras que vive nuestro país desde hace tres años y que alcanza ya los 10.000 millones de euros. La paralización en la obra pública ha provocado que nuestro país esté reduciendo por primera vez su stock de capital público.

En anteriores periodos de crisis, como los vividos a finales de los setenta y principios de los noventa, se ralentizó el crecimiento del capital público, pero nunca habíamos presenciado una reducción del capital como la actual, provocada por la ausencia de mantenimiento de la tasa de reposición de infraestructuras.

En opinión del presidente de Oficemen, Jaime Ruiz de Haro, “Esta situación puede acarrear graves consecuencias para el conjunto de nuestra sociedad, ya que pone claramente en peligro la productividad, el crecimiento y, en definitiva, el futuro de España. Sin duda alguna, si no cambia esta tendencia, vamos a dejar en herencia a las próximas generaciones un país más empobrecido y con menos activos”.

El consumo de cemento cae un 2,3% en el primer semestre

Oficemen ha hecho públicos también los datos del consumo de cemento durante el primer semestre del año, que acumulan una pérdida del 2,3%, situándose en 5.525.720 toneladas, 132.834 menos que en el mismo período de 2015. La evolución del mes de junio ha registrado una caída del 0,9%, situándose en 1.048.116 toneladas.

El punto de vista de otros actores del sector de la construcción

En el encuentro informativo celebrado hoy en la sede de Oficemen estuvieron presentes también representantes de otras seis asociaciones directamente relacionadas con la cadena de valor del sector constructor que hicieron balance de la situación que atraviesan sus respectivos sectores. 

La Asociación de Fabricantes de Áridos de Madrid, AFA, Manuel Casado, hizo hincapié en la caída de un 80% sufrida por su sector en España desde 2006, que ha situado a nuestro país en el último lugar de Europa en consumo de áridos por habitante.

Por su parte, desde la Asociación Nacional de Prefabricados y Derivados del Cemento, ANDECE, su directora general, Sonia Fernández, defendió que “El sector público debe velar por el cumplimiento de la legislación vigente, evitando que la falta de recursos económicos provoque incumplimientos en el reglamento, y se pueda caer en el uso de productos que no cumplan con los estándares de calidad marcados por ley, sobre todo en obras realizadas con dinero público”.

En esta misma línea se expresó el presidente de la Asociación Nacional de Fabricantes de Hormigón Preparado, Anefhop, Carlos Sánchez, que indicó que “Nuestros asociados están haciendo un gran esfuerzo para elevar los estándares de sostenibilidad, calidad y seguridad de sus plantas por encima de lo que marca la ley, algo que, desgraciadamente, no está siendo reconocido por las administraciones públicas. De hecho, cerca del 90% de nuestras centrales activas cuentan ya con el distintivo de calidad Hormigón Expert Anefhop”.

Francesc Busquets, presidente de la Asociación Nacional de Fabricantes de Aditivos para Hormigón, Anfah, explicó que desde su asociación ven la situación actual “Con cierta preocupación, pero también como una oportunidad para desarrollar asignaturas pendientes, principalmente en la edificación, donde la gran demanda anterior a la crisis de 2007 supuso una priorización de la velocidad de construcción frente a la calidad de la misma”.

También en el ámbito de la edificación, el director general de la Confederación de Empresarios de Productos de Construcción, Cepco, Luis Rodulfo, afirmó que “No se explotará el potencial real  en rehabilitación de vivienda mientras no se convoque la Conferencia Sectorial de Suelo y Vivienda, con los agentes sectoriales, para consensuar un Plan Integral”. Entrando en otras temáticas.

Finalmente, desde la Confederación Nacional de la Construcción, CNC, su presidente, Juan Lazcano, resumió el sentir general de todas las asociaciones participantes en el encuentro informativo indicando que “el empleo en España no será sostenible si no se revitaliza la industria de la construcción”. Lazcano insistió también en que ”se debería de haber hecho un plan especial para la industria de la construcción, que desde 2007 ha perdido 1,4 millones de empleos y 216.000 empresas”.

Publicidad

Noticias relacionadas

comments powered by Disqus