Publicidad

Empresas Premium

por Construcción comentarios Bookmark and Share
< Volver

“Muchos profesionales desconocen el significado de las siglas ATEX sin saber que se trata de un concepto básico para evitar incendios dentro de ciertas áreas de trabajo”, recuerdan desde Barin. La directiva ATEX es la que define los equipamientos y sistemas de protección necesarios en aquellas zonas de trabajo que se consideren de riesgo por ser propensas a formaciones de atmósferas explosivas.

Actualmente, dentro del sector industrial, el de la construcción y en muchos procesos productivos, existe el riesgo de explosiones a las partículas inflamables localizadas en el ambiente (gases, vapores, neblinas o polvos) que surgen como consecuencia de los trabajos propios de cada sector.

“Estas explosiones surgen por motivo de una reacción de combustión exotérmica que termina en la propagación inmediata de las llamas en unos pocos segundos, siendo muy peligrosos para la vida o salud de los trabajadores”, explican desde Barin.

Para evitar accidentes en las zonas de trabajo y poder asegurar la salud de los trabajadores, surge la Directiva ATEX.

La Directiva ATEX

La directiva ATEX nace en la Unión Europea y entra en vigor a través del Real Decreto 681/2003, de 12 de junio. En este decreto se establecen las bases para aplicar todas las medidas obligatorias que protegen la salud y la seguridad de los trabajadores que se exponen al riesgo de explosión en su puesto de trabajo.

Las regulaciones que establece la directiva ATEX, se aplican a todo el equipo y sistemas de protección destinados a evitar accidentes en áreas con riesgo de atmósferas explosivas.

“Antes de continuar, es necesario definir lo que es una atmósfera explosiva. Se trata de zonas de trabajo que se caracterizan por contener partículas inflamables en el aire”, concretan.

Estas partículas microscópicas hacen del ambiente un peligro por su capacidad de combustión, lo que resulta extremadamente peligroso para los trabajadores. Entre las sustancias o partículas inflamables se encuentran los gases, vapores, nieblas y polvos.

Tipos de atmósferas explosivas

Según el estado físico en el que se esparcen las partículas inflamables, los tipos de atmósferas explosivas se dividen en dos clases:

  • Atmósferas de gas explosivas: Se trata de ambientes laborales donde encontramos partículas en suspensión inflamables en estado gaseoso.
  • Atmósfera con polvo explosivo: En estos ambientes se mezcla el aire en con sustancias inflamables en forma de polvo o fibras.

Emplazamientos no peligrosos

Estas zonas de trabajo corresponden a aquellos espacios en donde no se advierte la presencia de partículas inflamables que puedan producir incendios.

En estos espacios no es necesario adoptar ningún tipo de medida preventiva o de protección al no existir riesgo para los trabajadores.

Prevención de riesgos en zonas ATEX

Según el Real Decreto 681/2003 de 12 de junio, será el empresario el responsable y encargado de tomar las medidas necesarias para ofrecer la máxima seguridad a los trabajadores en sus puestos de trabajo.

Por todo ello, el empresario tiene la obligación de:

  • Hacer las evaluaciones necesarias para identificar el riesgo de explosión.
  • Elaborar un documento de protección contra explosiones.
  • Realizar una clasificación de las zonas de las distintas áreas de trabajo en función del riesgo de explosión.
  • Realizar la coordinación en la aplicación de las medidas de seguridad y salud de los trabajadores cuando en un mismo lugar de trabajo concurran trabajadores de distintas empresas.
  • Encargarse de que se lleve a cabo la correcta señalización de las áreas con riesgo de atmósferas peligrosas.

Clasificación de las áreas de riesgo

Existen hasta seis clasificaciones de las áreas de riesgo teniendo en cuenta la frecuencia con que se produzcan partículas microscópicas inflamables que se mezclen con el ambiente.

Dentro de las clasificaciones existen dos subdivisiones en función del tipo de partícula que pueda encontrarse en el ambiente, según los estados gaseosos o en polvos.

Áreas con riesgo de gases o vapores inflamables

  • Zona 0: Presencia permanente o por largos periodos de tiempo de una atmósfera explosiva que consiste en una mezcla con aire de sustancias inflamables en estado gaseoso.
  • Zona 1: En estas áreas de trabajo, el riesgo de explosión o inflamación es susceptible de producirse en circunstancias normales de trabajo.
  • Zona 2: En estas áreas de trabajo no resulta probable que se formen atmósferas explosivas o en caso de que sí se produzcan, estas serán por periodos muy cortos de tiempo.

Áreas con riesgo de polvo combustible en el ambiente

  • Zona 20: Estas áreas de trabajo se caracterizan por tener polvo combustible en el ambiente de forma permanente o por largos periodos de tiempo.
  • Zona 21: En estas áreas de trabajo, existe el riesgo de formación de una atmósfera explosiva en condiciones normales de explotación.
  • Zona 22: En estas áreas de trabajo, no es muy probable la formación de atmósfera explosiva al permanecer el polvo combustible durante periodos muy cortos de tiempo, disminuyendo considerablemente el riesgo.
Publicidad

Noticias relacionadas

comments powered by Disqus